miércoles, 9 de marzo de 2016

Bizcocho de naranja con fresas


Este bizcocho lo hice aprovechando la pulpa que queda en el exprimidor tras hacer el zumo. Me encantan los postres con sabor a naranja y la mezcla de naranja y fresas me parece una delicia. Estuve a punto de añadir pepitas de chocolate, pero me corté por no mezclar demasiados sabores. La próxima vez no me resistiré.

Ingredientes:
  • La pulpa del zumo de dos naranjas más bien grandes.
  • Un casco de media naranja.
  • 4 huevos.
  • 200 gramos de azúcar.
  • 250 gramos de harina.
  • 50 cc de aceite.
  • Un sobre de levadura química. 
Modo de preparación:
Se baten con las varillas la yemas y el azúcar intentando que la mezcla quede blanca, esponjosa y doble el volumen. Después se añade la pulpa de naranja, los trocitos del casco de la naranja y se bate con fuerza para que se triture lo más posible.


Se añade después el aceite y se mezcla bien.
Es el momento de añadir la harina con la levadura, tamizándolo todo. Se mezcla bien.



Queda una masa muy espesa por lo que es recomendable hacerlo con un robot. Yo lo hice con la thermomix. Si no se tiene robot, recomiendo que, en lugar de echar un casco de naranja, se eche la ralladura de una naranja.


Aparte se montan las claras a punto de nieve y cuando estén listas, se añaden a la mezcla anterior y se va mezclando con movimientos suaves y de fuera a dentro para evitar que las claras pierdan aire y se bajen.




Cuando esté perfectamente mezclado, se añaden trocitos de fresa.



Se echa en un molde. Yo esta vez escogí dos moldes pequeños porque pensé en congelar uno, pero no dio tiempo. Los unté de aceite, pero son antideslizantes. Puede que no hiciera falta ponerles nada, pero preferí no arriesgarme y sacar los bizcochos con facilidad.


Se mete a horno precalentado a unos 200 grados con calor solo por abajo y sin aire (yo los tapo por arriba porque solo puedo poner calor arriba y abajo). A los 30 minutos quité el papel y los tuve otros diez minutos. O hasta que doren por fuera y salga limpia una brocheta. Se apaga el horno, se abre un poco y se deja dentro diez minutos para que no se enfríe de repente y se desinfle.


Así de buena pinta tenía el bizcocho y estaba buenísimo.

*Fotos propias.


8 comentarios:

  1. Mira que apañá la Rosi... Me lo apunto. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hijo, una vale pa too. Es que disfruto tanto haciéndolos como comiéndolos. Entre esto y tu chocolate, a ver donde meto el bikini. Bueno, el bikini en cualquier cajón, a ver donde me meto yo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Qué rico, Rosa. Tendré que esperar a ver si la dieta me surte efecto y, en cuanto haya perdido todo lo que tengo que perder, me doy un homenaje.
    Mi bikini hace ya muchos años que no sale del cajón,.... por si te consuela.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te contaré un secreto: no tengo bikini y el que no sale del cajón es el bañador porque la playa me gusta sólo para pasear y en cuanto empieza la temporada, que por aquí es corta, no vuelvo a pisarla. Hace años que no tomo un baño en la playa. Me aburre mucho en ese plan.
      Espero que pronto te sientas animada a probarlo y que te guste.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Que rico se ve y encima tan fácil. Gracias por compartilo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Strellademiel por pasar por aquí. El bizcocho está muy bueno y se aprovechan los restos del zumo que da penita tirarlos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me ha gustado este bizcocho parece muy sencillo y ha de estar muy rico. Me lo apunto para probarlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está realmente bueno y es una manera de comer fruta. Yo lo recomiendo sobre todo para niños a los que no les gusta mucho la fruta. Anímate a probarlo. Te gustará.
      Un beso.

      Eliminar

Los comentarios se agradecen, sobre todo si contribuyen a mejorar esta receta.